Una breve consideración: la literatura especulativa para los nuevos y viejos lectores

A menudo me encuentro frente a la misma pregunta: por qué o mejor aún para quién escribo ciencia ficción. Responder por qué es largo y complicado, así que puedo hacer a un lado la pregunta compleja por el momento con una respuesta simple y sincera: es algo que disfruto, que presenta un gran desafío intelectual y a su vez artístico en tono con mi pasión por lo imaginativo y el desarrollo de ideas provocativas; conceptos que nos hacen reconsiderar nuestra realidad, una vez expresados en la ficción.

La segunda pregunta, es, sorprendentemente, la interrogativa más común de todas: ¿a quién escribimos como autores de literatura especulativa? A primera vista, la respuesta es clara: lo hacemos para una nueva generación de individuos que aprecian una literatura compleja sin un vacío creativo. Lectores exigentes, que no necesariamente buscan un refugio en el escapismo si no en cambio ser maravillados por los planteamientos de lo que podría ser, consideración filosófica compleja de mentes que desean ser sacudidas por un arte que no está encadenado al servicio social y político, utilizando la literatura como una simple herramienta propagandística de agendas baratas. Es un compromiso mayor, de explotar las facultades imaginativas del ser humano y llevarlas al extremo. No queremos crear un mundo del ‘nunca jamás’ si no del ‘es muy probable’ o al menos de ‘así es como debería’. Pero tampoco avergonzarnos de las fantasiosas imposibilidades. Son éstas las que enriquecen nuestra narrativa y le dan parte del aliento que las mantiene con vida. Que los escritos producidos sean de naturaleza fantástica o de ciencia ficción no quiere decir que son realizados sin conciencia; como autores, no hemos olvidado ningún compromiso moral, filosófico, social, estético, lingüístico, literario y sobre todo, hacia el público.

Por eso he llegado a la conclusión de que escribimos tanto para una generación antigua de lectores establecidos, como para una nueva, que posee el interés, curiosidad, e inquietudes que nos impulsan a ser críticos, sensatos, sensibles, humanos.

¿Qué, entonces, podemos ofrecer a viejos y nuevos lectores? Nuestra obligación es escribir relatos que instiguen aquellas ideas asombrosas, renovadoras y visionarias. Y es que, son las ideas de un autor las que trascienden mucho más allá de lo que su memoria representa: se convierten en testamento de que en algún minúsculo espacio del inmenso universo existió alguien que, por un instante breve en las corrientes infinitas del incansable pasar del tiempo, tuvo una idea, y fue buena.

Escrito originalmente para la conferencia "Hacia una cuentística de especulación, ciencia ficción y fantasía en República Dominicana" llevada a cabo en la Feria In-ternacional del Libro Santo Domingo 2014.

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).