Cuento corto: Intermedio

     He vivido en la pantalla grande desde hace algunos meses. El trabajo de un guionista consiste en adentrarse lo más posible al mundo que crea. Es por eso que decidí existir aquí para poder compartir con mis personajes. Me has visto muchas veces, solo que no te diste cuenta. Yo soy ése que escapaba cuando la criatura gigante atacaba la ciudad; ése que estaba con un grupo de pueblerinos reunidos para matar al científico desquiciado encerrado en un viejo castillo justo en la colina más remota del pueblo; ése que advirtió a los protagonistas no ir a donde no debían y que luego desapareció sin dejar rastro. Mi propósito es observar, casi como un dios: superviso a mis creaciones al …

Cuento corto: Los rostros sin nombre

Resido en un mundo horrible. Un lugar donde todos carecen de semblante, excepto yo. Sin labios, ojos,  orejas; mas son capaces de hablar, ver, escuchar. Simulamos entendernos, y evito cuestionar qué son o quiénes son. Reconozco a la mayoría. Aún sin sus caras sé que los conocía, o los conozco, pero no conservo la menor idea de lo sucedido. Estoy atrapado. Los susurros penetran profundamente los tímpanos resonando como alaridos infernales que infectan mis cavidades auditivas, me roban la fuerza, hielan la sangre, y provocan un temblor incontrolable que invade el cuerpo. Los observo detenidamente. Su faz es completamente plana. Es inexistente. Sombras. Deseo poder gritar a amplio pulmón, correr, escapar,  ¡quiero advertir algo más que murmullos!

  …

Cuento corto: Por un puñado de perpetuidad

Cuando salí del auto, el vampiro todavía amenazaba con morder a la niña o lanzarla desde el cuarto piso del hospital Saint Barrens. Otro maniático más en Hereafter Central. Mi compañero, el autómata veintisiete, analizaba la situación con frigidez; aquellos engranajes que constituían la locomoción de su cerebro aumentaron dramáticamente la infinita rotación: giros acelerados para procesar con mayor celeridad cualquier situación por encima de límites humanos. En menos de un minuto me propuso cuatro formas diferentes de salvar al rehén, neutralizando al captor. Opté por un escenario donde pudiera rescatar a ambos. Soy un insensato.

Cuento corto: El espejo de la gitana

No soy una vampiresa me dije mientras secaba la sangre de mi boca con el lienzo encarnado de mi madre. No había forma de que pudiera serlo. Mis dedos habían tocado mis aburridos y normales colmillos; apretaron también cualquier crucifijo, y se lavaron con el agua más pura y bendita que la Catedral de Sevilla pudiera ofrecer. Sin embargo, allí estaba nuevamente frente al cadáver desangrado de otra de mis víctimas. Cuando el frenesí tomaba control sobre mis facultades, necesitaba rociar mi rostro con el líquido escarlata y satisfacer la necesidad primitiva de alimentación. El sabor espeso a hierro en mi paladar era la sensación más maravillosa e íntima que podía tener con los esclavos, sí; soldados del inframundo que me adorarían …

Cuento corto: De vuelta al extraño hogar

Este relato fue publicado originalmente para miNatura 131.

Cuando bajé del transbordador, no podía creer cuán azul era el cielo; aquel gigantesco océano de zafiro arropaba el viejo mundo, que para mí era nuevo. No lo había visto desde que era niño. Coloqué la maleta en el suelo, como si esperara a alguien que debía recibirme pero se retrasaba. Nadie vino, por supuesto.

  La casilla del ejército estaba repleta de otros buenos ciudadanos como yo, listos para dar sus vidas por nuestro país. Sabíamos que la guerra era inminente, una inundación que engulliría a cada persona ahora de pie en la fila, arrastrando con ellos todos sus recuerdos, sus emociones: ese lugar tan …