Horror Universal #5: Frankenstein (1931)

¡Ahora sé lo que se siente ser Dios!

      El año 1931 resulta ser uno icónico para Universal Studios, ya que dio fruto a dos de sus más grandes creaciones: Dracula y Frankestein. Si Todd Browning estableció la mayoría de los arquetipos del vampiro, lo mismo puede decirse sobre James Whale y la fórmula cinematográfica del científico loco. Debo admitir que no me agrada mucho este término, y que prefiero llamarle científico obsesionado, pues me parece mucho más afín con la categoría antes mencionada. Y es que de eso se trata Frankenstein; es, simplemente, la historia de un hombre obsesionado con alcanzar el mayor logro científico posible: el poder de otorgar vida. Es un concepto muy maduro, y con …