Reseña: Spider-Man: Homecoming (2017)

Advertencia: la siguiente reseña contiene detalles sobre el argumento y puede ser considerado como spoiler para los que no han visto aún esta película.

Adrian Toomes: No te metas conmigo, porque te mataré a ti y a aquellos que son importantes para ti.

     En casi cada categoría, Spider-Man 2 de Sam Raimi es superior a Homecoming: dirección, guión, actuaciones, tono y sobre todo, en el manejo de la mitología del Hombre Araña. Pero Homecoming es una excelente película que no debe sufrir de ser comparada injustamente a la que considero, es la mejor película de superhéroes de todos los tiempos. Tom Holland es un tremendo Peter Parker como adolescente, y un espectacular Hombre Araña que aún está aprendiendo a lidiar con lo que significa ser un héroe. Holland nos demuestra que Peter puede ser un personaje imperfecto, ansioso, testarudo y sin experiencia, pero al final, todo lo que hace proviene de su deseo de hacer el bien. Peter no encaja socialmente ni en el mundo de los humanos comunes y corrientes, ni en el de los superhéroes de alto perfil como Avengers. Su búsqueda por encontrar un balance entre ser el amistoso Hombre Araña, protector de la clase trabajadora de Queens, y un héroe que signifique algo y que pueda representar los intereses de los ciudadanos de Nueva York, es un concepto original e interesante.

     Queens es un lugar atestado de minorías, de madres solteras, de ancianas que deben caminar solas por callejones peligrosos, de personas normales que por desafortunadas circunstancias, necesitan de un héroe. Pero su héroe sólo tiene quince años de edad. Jon Watts, quien sólo tiene algunas tres películas antes de este bajo su cinturón como director, hace un trabajo fantástico, su mejor desde Clown en el 2014, que de por sí es un filme sorprendentemente competente. Es increíble que con tan poca experiencia haya demostrado su capacidad tan rápido. En ningún momento las tomas se sienten apresuradas, o difíciles de disntinguir, y como director Watts demuestra ser organizado y coherente tanto en la dirección de sus actores, como en la interrelación de los elementos de la trama. 

     Las labores del guión vienen de un esfuerzo colectivo entre Jonathan Goldstein, John Francis Daley, Christopher Ford, Chris McKenna, Erik Sommers y el mismo director de la película, Jon Watts. Me gusta lo bien adaptado que queda el cómic original de The Amazing Spider-Man en este libreto, sin dejar de lado suficiente modernización de la historia para que haga sentido en contexto actual. El personaje de Liz, interpretado por Laura Harrier, por ejemplo, es una clara referencia al clásico personaje de Liz Allan, quien sirvió como el principal interés amoroso de Peter Parker en los cómics. Similar a lo que sucedió en The Amazing Spider-Man, simplemente se trata de un amor imposible, escolar, de juventud; por otro lado, Jacob Batalon interpreta a Ned, que por supuesto es una referencia a Ned Leeds, un amigo de Peter Parker en los cómics de cuando empezó a trabajar en el Daily Bugle. En este versión, sin embargo, son amigos de la infancia. Batalon es carismático, y es difícil no encariñarse hasta cierto punto con su personalidad. Por supuesto, Ned Leeds es el futuro esposo de Betty Brant y el que se convertiría en la primera persona en asumir el manto del Hobgoblin. Tony Revolori se encarga de traer a la pantalla grande a Flash, en una reimaginación del personaje que deja un poco que desear, aunque se redime bastante al final del filme con lo hilarantemente detestable que resulta el personaje. Michelle, interpretada por Zendaya no termina de convencerme como lo que los cineastas parecen insinuar es el equivalente de Mary Jane en este universo. Su naturaleza sarcástica y pesimista me parece bastante estereotipada y poco interesante, y sus raíces de pseudoactivista por la justicial social me parecen innecesarias exposiciones de progresivismo en el filme que no resultan naturales de una chica de su edad.

     La estelar actuación de Michael Keaton nos trae un villano interesante y complejo, como los que han hecho falta en los últimos filmes de Marvel desde Loki, o quizás desde Purple Man si contamos sus series de televisión. Adrian Toomes, conocido en las calles como el supervillano Buitre, es un padre amoroso y dedicado que siente una obligación por su familia que lo lleva a sumirse en una doble vida: la de un criminal que hará lo que sea por proteger y mantener a su familia. Keaton es un excelente Toomes, y es hasta cierto punto un personaje trágico. No es necesariamente un villano malvado, sino una víctima de las circumstancias. Su presencia es intimidante, y su traje de alta tecnología es uno de los más impresionantes que he visto en la última década de películas de superhéroes. La revelación de que Toomes es el padre de Liz fue una genial maquinación de la trama, completamente inesperada y que obliga a la audiencia a invertir emocionalmente en todo lo que ha sucedido. Las escenas de acción en las que Spider-Man lucha contra El Buitre son de las mejores que he visto, en gran parte porque siguen la línea tradicional del cómic; son una genial recreación de un combate entre el Hombre Araña y su enemigo extraído justo desde las páginas de la historieta.

     Por supuesto que Spider-Man 2 es superior a Homecoming. Pero después de trece años, era necesario una visión neuva y fresca que revitalizara la franquicia, especialmente luego del mal sabor que dejaron los filmes con Andrew Garfield, traicionando la naturaleza trabajadora y de clase media del personaje por un niño ricachón. Homecoming trae de vuelta al Asombroso Hombre araña a sus raíces humildes, a sus payasadas y travesuras, y lo más importante: a ser un héroe que merece respeto, aún si todavía está aprendiendo lo que esto significa. Espero con ansias lo que depara al futuro de esta nueva trilogía, que creo tiene la capacidad de superar a Spider-Man 2 con los ajustes necesarios. Si algo hace falta, es un poco más del mantra clásico del Hombre Araña. "Con un gran poder, viene una gran responsabilidad" escribió de manera legendaria Stan Lee. Esa responsabilidad está ahora en las manos de Sony y Marvel.

Puntuación: 4.5/5
star_1_48star_1_48star_1_48star_1_48star_2_48

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).