Reseña: Sharknado (2013)

Advertencia: la siguiente reseña contiene detalles sobre el argumento y puede ser considerado como spoiler para los que no han visto aún esta película.

Fin: No podemos quedarnos aquí esperando a que tiburones nos lluevan desde el cielo.

     Sharknado es una película que hipnotiza con sus defectos, similar a esos filmes como Attack of the Killer TomatoesKiller Klowns from Outer Space o Plan 9 from Outer Space, ya que son encantadoramente malos.

    La diferencia entre Plan 9 y el resto de los títulos que mencioné, es que Ed Wood tuvo toda la intención de hacer una gran película, mientras el resto sabían que estaban haciendo basura, pero de todas maneras decidieron realizarla con afecto, conciencia y humor. Este es el caso de Sharknado. ¿De qué debería hablar en una reseña sobre algo tan absurdo? Es difícil, porque los personajes importan poco, siendo éstos extremadamente genéricos, cliché y deshechables. ¿La historia? Puedo resumirla en una línea y encasillarla completamente: Una tormenta tropical que no se decide si es huracán o tornado, arrastra consigo a veinte mil tiburones hambrientos que por coincidencia cruzaban el oceano en manada, y ahora causan terror en las calles de Los Ángeles, California.

    Algo a favor de Sharknado, es que tiene un buen sentido del humor, y sabe ser sutil. Por ejemplo, se hacen bastantes referencias ingeniosas de que los californianos le temen a cualquier llovizna y exageran en sus medidas de protección contra los desastres naturales, resultando en varios personajes menores que pierden sus vidas al no hacer caso a las advertencias desesperadas del elenco principal por la tormenta desplaza tiburones.

    Lo único que importa en esta película son las exageradas escenas en las que algún desafortunado es devorado por un tiburón que llega volando, lanzado al aire gracias a los fuertes vientos. Para colmo, las lluvias inundan toda la ciudad, creando un hábitat perfecto para los peligrosos depredadores. Muchas de las muertes son realmente hilarantes, como el nuevo novio de la ex esposa del protagonista. Víctima también de su incredulidad, es comido vivo justo en medio de uno de sus discursos para establecer que es el típico villano arrogante y creído con necesidad de controlar la vida de su pareja. Es algo realmente satisfactorio. Describiría la película como un compendio de escenas imposiblemente ridículas, pero que logran llevar a cabo el trabajo principal: entretener.

    Es una película tonta, improbable y desorbitante; pero para disfrutarla, solo hay que dejar el cerebro en la puerta, preparar palomitas de maíz y acomodarse en el sofá.

Puntuación: 3/5
star_1_48star_1_48star_1_48star_3_48star_3_48

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).



  • Vicky

    Lol. De entrada ya es difícil para mi sentarme a ver una película buena, no me imagino con una de este tipo… tendría una voz en mi cabeza repitiendome todas las cosas productivas que podría estar haciendo en lugar de ver semejante parodia.