Reseña: Mad Max Beyond Thunderdome (1985)

Dr. Dealgood: Damas y caballeros, niños y niñas… ha llegado el momento de morir.

     Me tomó varias semanas poder analizar apropiadamente esta película. Aparte de ciertas responsabilidades —tengo que leer tres novelas bastante gruesas para la universidad—, se trató más de una cierta indecisión: aún no estoy seguro si vi una buena película o lo contrario. Luego de pensarlo mucho, creo que he descubierto la forma más justa de criticar este filme y asignarle una calificación apropiada.

     Lo primero que debo sacar a colación es que sin lugar a dudas, esta es la entrada más pobre en toda la serie de Mad Max. Aunque el diálogo entre Aunti Entity y Max tiene muy buenos momentos de una tensión sexual con matices de ultraviolencia, el resto es bastante mediocre y cliché. A diferencia de Mad Max 2, los tonos humorísticos se sienten bastante forzados y, honestamente, sin suficiente encanto. La cinematografía sigue siendo atrevida, pero se siente gastada en una película que falla en tener una clara dirección argumental que beneficie el desarrollo de la misma.

     Tina Turner es una buena decisión como Entity, la fémme fatale opuesta al protagonista, lo que podría haber sido una épica conclusión en esta serie posapocalíptica tan influencial, pero desafortunadamente el potencial de este personaje es desperdiciado en el segundo acto. Ése, en realidad fue el problema principal del filme. Si podría dividir la película en tres, lo haría de la siguiente forma:

     —Primer acto: Max llega a Bartertown, y es obligado a luchar en el Thunderdrome para salvar su pellejo.
     —Segundo acto: Logra escapar al desierto, donde casi muere, y es rescatado por una tribu de niños salvajes que lo veneran como una especie de dios/profeta que los llevará de regreso a las grandes ciudades de antaño.
     —Tercer acto: Una serie brutalmente divertida de persecuciones en el mejor estilo de Mad Max.

     Ahora, ¿cuál de estas partes se sale completamente del esquema perteneciente a una trama sólida de este universo? Me pregunto, ¿qué estaban pensando George Miller y Terry Hayes cuando escribieron esta sección en específico? Los problemas que surgen de ésta son incontables. Por ejemplo, se torna bastante pesado y aburrido en el transcurso de este segmento. Además, nos introduce conversaciones estúpidas y ridículas que tenían la intención original de conectar el mundo pasado con el actual, pero no resultan para nada provocadoras o efectivas.

     Debo admitir que el climax durante el tercer acto es bastante entretenido. Las secuencias de acción, aunque bastante escasas, son exageradas e imposibles, pero esto es parte de su gracia. Gibson hace lo que puede con el débil guión que se le ha ofrecido, pero muchas de las circunstancias no le favorecen para interpretar con el mismo poder a esa persona ruda endurecida por el desierto australiano que vimos anteriormente. Intenté aceptar Beyond Thunderdome por lo que es, y quizás apreciarla por encima de sus defectos, pero no me es posible llamarla una buena película, como tampoco me es posible decir que es mala. Creo que la palabra perfecta para este caso es mediocre.

Puntuación: 2.5/5
star_1_48star_1_48star_2_48star_3_48star_3_48

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).