Reseña: Guardians of the Galaxy Vol.2 (2017)

Peter Quill: Te pareces a Mary Poppins.
Yondu: ¿Es un tipo genial?
Peter Quill: Sí, es genial.
Yondu: ¡Oigan todos, soy Mary Poppins!

     Guardians of the Galaxy Vol.2 es lo que toda secuela debe ser a una exitosa y aclamada primera parte: una continuación satisfactoria. Aunque definitivamente inferior en calidad argumental y desarrollo de personajes que su antecesor, el filme demuestra suficiente acción, comedia e interacciones geniunas entre viejos y nuevos personajes para mantenerse fresco e interesante. Marvel ha encontrado poco éxito con sus segundas partes. Thor: The Dark World fue abismalmente aburrida en comparación con la primera película, Iron Man 2 gastada y sin el encanto de la original, y Avengers: Age of Ultron un desperdicio de James Spader e insulto a la inteligencia de la audiencia. La única excepción sería Capitan America: The Winter Soldier, que no sólo es un clásico entre las producciones del estudio, sino que llega a ser inclusive superior a la original en muchos aspectos.

     Los guardianes regresan en esta entrega ya establecidos como un equipo, pero enfrentando muchas situaciones personales que no les permiten ser el grupo más funcional de todos. En una escena en particular, por ejemplo, Nébula los acusa de no ser amigos, ya que no saben hacer nada más que gritarse. Drax le responde que es cierto, no son amigos, sino familia. Me pareció un detalle bien elaborado y verdadero a la naturaleza caótica que un manojo de inadaptados como estos personajes enfrentaría al tener que sobrellevarse en el día a día. James Gunn regresa al timón como director, y su talento es apreciado; las escenas están bien estructuradas, con una estética particular que hace sentir el universo en que habitan los guardianes como uno colorido y lleno de asombro. El CGI interfiere un poco en el trance, pero las composiciones visuales de Gunn son placenteras y discernibles, un arte perdido recientemente en las películas actuales, prefiriendo emplear cámaras que se sacuden constantemente como si estuviesen avergonzados de mostrar una pobre escenografía, o si tuviesen miedo de perder la atención de la audiencia si les permiten admirar una escena por más de unos segundos.

     En términos del guión, no puedo decir mucho positivo. Gunn se enfocó más en el humor que en presentar una historia sólida como lo hizo para la entrada anterior; no digo que es terrible o aburrida, pero es simple y un tanto genérica. La relación entre Star Lord y su padre sucede de manera abrupta y poco creíble. Kurt Russell es aprovechado en su rol como Ego "El planeta viviente" hasta cierto punto, pero no dejo de sentir que su potencial como actor no fue llevado al máximo. El papel que se la ha asignado va con su carácter y es interesante, pero la ejecución de lo que al final resulta ser es un poco decepcionante y carente de motivo.

     Quizás otro problema que no permitió una narración más centralizada es el hecho de que se nos introduce un número excesivo de nuevos personajes que, aunque bienvenidos, llegan a congestionar la historia y restringir la caracterización individual de cada uno. Por ejmplo, Drax se ve relegado a un personaje de fondo que se dedica a hacer bromas y actuar de manera impertinente; no niego que me haya hecho reír más de una vez, pero también extrañé los momentos más calmados donde se muestra como un personaje complejo y hasta filosófico; tiene una que otra escena en la que al hablar de su esposa e hija llega a mostrar un poco de esa complejidad, pero no la suficiente para dejar satisfecho a sus fans.

     Algo positivo es el rol protagónico de Yondu, que se transforma en un personaje mucho más trabajado y mejor escrito gracias a que se explora su historia previa con Star Lord y lo que éste significa para él. También vemos más sobre Nébula y Gamora, cuya turbulenta relación parece salirse de control mientras más tiempo pasan juntas. Rocket y Star-Lord también reflexionan lo que cada uno significa para el otro. A pesar de todo, no sentí que ninguna de estas subtramas fuera particularmente innovadora o significante, aunque sí placenteras y competentes. El tono del filme es mucho más sarcástico, con un toque de humor negro que a veces puede parecer innecesariamente cruel, pero nunca demasiado.

     Guardians of the Galaxy Vol.2 provee a los fans de la primera parte un seguimiento que quizás no sea el más profundo que la franquicia merece, pero que tampoco peca demasiado como para culparlo de ser ofensivo. Un mejor guión sin lugar a dudas hubiese beneficiado ampliamente esta entrada, pero el producto final sigue siendo uno cargado de acción, con interacciones leales a la naturaleza de los personajes, y con bastante lugar a seguir desarrollando el equipo en próximas secuelas. Sólo espero que en la siguiente Gunn regrese a forma como guionista y haga preguntas más serias sobre quiénes son los Guardianes de la Galaxia, y hacia donde se dirige su historia.

Puntuación: 3/5
star_1_48star_1_48star_1_48star_3_48star_3_48

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).