Reseña: Guardians of the Galaxy (2014)

Advertencia: la siguiente reseña contiene detalles sobre el argumento y puede ser considerado como spoiler para los que no han visto aún esta película.

Rocket Raccoon: ¿Por qué querrías salvar la galaxia? 
Peter Quill: ¡Porque soy uno de los idiotas que vive en ella!

     Siempre he dicho que X-Men: The Last Stand puede que sea una película mala, pero se redime en el hecho de que al menos es entretenida. Guardians of the Galaxy debería ser el mismo caso: una película muy mala, pero entretenida. Sin embargo, es bastante buena. ¿Qué fue diferente? Mientras Last Stand nos arrojaba personajes memorables de los cómics de X-Men por gusto, James Gunn meticulosamente preparó un sólido desarrollo para los personajes que se nos presentan, lo que permite a la audiencia establecer una conexión emocional con ellos. El resto ya es pan comido.

     Lo primero que debo decir es que el filme es exactamente lo que uno espera: una megataquillera de ciencia ficción estilo soap opera que se preocupa poco por ser compleja y provocadora, si no más en la acción y comedia de las absurdas situaciones y escenarios presentados en esta ridícula premisa. 

    No voy a pretender como si todo fue perfecto. Aunque el diálogo es bastante inteligente en su humor, algunas de las líneas son algo forzadas y predecibles. Existen también problemas en el argumento. Por ejemplo, los motivos de algunos personajes no están detallados con claridad; algo que incluso hasta sorprende, pues gran parte del guión está dedicado a desarrollar la personalidad de muchos de éstos. Gamora es persuadida de a poco hasta que decide unirse a los guardianes, pero, ¿por qué Nébula busca oponerse a su hermana cuando ambas tienen la misma meta? Una breve explicación es que decide aliarse con Ronan el Acusador, determinación que nuevamente no es explicada. El caso de Ronan es otra tragedia: luego de establecerlo como un villano capaz de desafiar al mismo Thanos, es vencido de la manera más estúpida e insultante que los escritores pudieron idear.

    En realidad, estos fallos importan poco al final; se necesita de muchas agallas para tomar un equipo casi completamente desconocido de aspirantes a superhéroes, y hacer con ellos una obra cinematográfica que tiene poco que envidiarle a Avengers en acción y efectos especiales. El elenco hace un trabajo espectacular al interpretar a sus personajes. Incluso Chris Pratt, quien honestamente tiene que dar vida a un personaje bastante genérico, logra atrapar a la audiencia con su simpático Star-Lord. Al principio tenía mis dudas de Dave Bautista como Drax the destroyer, o Zoe Saldaña como Gamora, pero fueron brillantes. Las facciones de Saldaña realmente la hacen parecer una alienígena, mientras que el físico y presencia escénica de Bautista capturaron muy bien a Drax. Rocket Racoon y Groot son una pareja inolvidable y sin lugar a dudas los más memorables del equipo, destinados a vender juguetes hechos en su imagen por el resto de nuestros días.

    Guardians of the Galaxy es visualmente impactante, encontrando también un balance entre comedia y acción aunque de vez en cuando tropezando con uno que otro descuido en la trama, mas no lo suficiente para que la audiencia se siente insultada. Quizás se desperdiciaron algunas oportunidades para que esta fuera una de las mejores películas de Marvel de todos los tiempos. Lo irónico resulta en que, a pesar de ello, en cierto sentido aún lo fue.

Puntuación: 4/5
star_1_48star_1_48star_1_48star_1_48star_3_48

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).