Reseña: End of Tomorrow (2014)

Teniente Coronel Bill Cage: Lo que voy a decirte sonará desquiciado. Pero debes escucharme. La vida de todos dependerá de ello. Verás, ésta no es la primera vez que te lo digo.

     Primero que nada, quiero aclarar una cosa: no he leído All You Need Is Kill de Hiroshi Sakuraza, así que estaré hablando desde una perspectiva bastante casual, como alguien que simplemente fue a disfrutar una película sin conocimiento previo del trabajo en que está basada. Dicho esto, End of Tomorrow fue una sorpresa para mí. En realidad esperaba otra copia genérica de la misma película de ciencia ficción que Hollywood ha estado lanzando religiosamente desde el 2007 con Transformers (en serio, muchas veces no puedo diferenciarla de sus secuelas o de Battle: Los Angeles, Battleship, el remake de Total Recall y el reboot de Robocop, entre muchas otras más), sino una película competente que no se pierde en secuencias de acción desligadas totalmente de todo mérito artístico.

     Lo que no me esperaba es que la historia trataría más de viajes en el tiempo que ciencia ficción militar (aunque este último elemento sigue presente). Debo admitir que fue bastante refrescante a pesar de que no propone algún concepto ampliamente interesante o nuevo; la temática de volver al pasado es ya un cliché legendario en el cine especulativo. Sin embargo, la adición a esta práctica narrativa que realiza el guión escrito por Christopher McQuarrie, Jez Butterworth y John-Henry Butterworth es bienvenida, puesto que logra desembrollar una entretenida y atrapante trama en 113 minutos de duración.

    Una señal de una buena película, es cuando dura casi dos horas y la audiencia a penas lo siente; en este caso, el misterio que predomina como tema principal es práctico y sencillo, pero bastante funcional. Los personajes de Tom Cruise y Emily Blunt tienen una extraña química que rara vez funciona en películas de esta clase: Bill Cage es el novato sin entrenar que es obligado a luchar en la guerra, y Rita Vrataski la veterana experta encargada de guiarle en el arte de la guerra. Generalmente, actores del calibre de Cruise rechazarían un papel que vaya en contra de la naturaleza de sus carreras, es decir, probablemente exigirían que se reescribieran los personajes para transferir el protagonismo heróico de Vrataski a Cage. Afortunadamente este no fue el caso con el filme, y funciona perfectamente. Blunt hace un excelente trabajo al darle vida a esta mujer ruda, capaz y de gran fortaleza emocional. Su acondicionamiento físico fue impecable, y el hecho de que haya realizado sin doble la mayoría de las escenas peligrosas demuestra la dedicación que tuvo hacia esta producción cinematográfica.

     Gran parte de lo que hace genial a End of Tomorrow es el suspenso que lleva consigo y explota al máximo, así que no revelaré detalles específicos de lo que sucede. Lo único que diré es que si te gustó Groundhog Day y eres fanático de la ciencia ficción, ésta película es para ti. Sin embargo, existen unos cuantos detalles negativos que puedo señalar. El 3D es horroroso —me atrevería a decir nauseabundo— lo cual es bastante molesto, ya que debería ser opcional; lamentablemente, no estaba disponible en 2D en ningún cine. Aparte de esto, aunque el final me pareció apropiado, puede dejar una mala impresión a ciertas personas, pues aparenta inconcluso. A pesar de todo, es más un asunto de perspectiva.

    Coherente, eficaz, bien escrita e interesante de principio a fin, End of Tomorrow vale lo que cuesta la entrada, incluso si es necesario verla en el tedioso 3D.

Puntuación: 4/5
star_1_48star_1_48star_1_48star_1_48star_3_48

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).