Reseña: Daredevil T01E03 “Rabbit in a Snowstorm” (2015)

Advertencia: la siguiente reseña contiene detalles sobre el argumento y puede ser considerado como spoiler para los que no han visto aún este episodio.

Matt: Estas cuestiones del bien y el mal por más importantes que sean, no tienen lugar en un tribunal. Sólo los hechos importan.

     Luego del fantástico episodio "Cut Man", "Rabbit in a Snowstorm" es una continuación decente a la serie que, aunque no tiene tanto poder como los episodios anteriores, hace un buen trabajo en ir colocando todas las piezas en la mesa para las próximas historias que están por ser contadas. La trama es bastante ligera y, a diferencia de la entrada anterior, donde esto fue efectivo porque permitió al programa mostrar más sobre el oscuro pasado de Murdock, en este caso no es tan impactante, puesto que la caracterización e interacción es menos sólida, se revela poco sobre la infancia de Matt y se dedica mucho tiempo a introducir personajes nuevos, al igual que contar una historia que, no creo llegó a ser tan productiva al final.

     La estrella invitada es Alex Morf como John Healy, un matón que trabaja para el misterioso empleador detrás de Union Allied que poco a poco se está apoderando del crimen organizado en Hell's Kitchen. Healy asesina a sangre fría a un jefe de la mafia en una bolera, y calmadamente espera a la policía. Hay una escena en la que el matón intenta disparar su arma, y se presenta a la audiencia un flashback donde el criminal de poca monta que hemos visto en otros capítulos llamado Turk Bennet (protagonizado por Rob Morgan) le está vendiendo dicha pistola a Healy. Le promete que sus armas nunca se traban y, por supuesto, al regresar al presente lo primero que sucede es que se traba. ¿Cuál es el punto de mostrar todo esto? ¿Decirnos que Turk es un criminal y por tanto no podemos confiar en lo que dice? No sé, me parece un tanto tonto e innecesario construir una secuencia tan elaborada que al final es corta y no añade nada importante.

     James Wesley, el representante oficial de Union Allied y asociados, trata de reclutar la firma de Nelson and Murdock para defender a Healy de los cargos impuestos por la ley. Les ofrece una larga suma de dinero, pero Matt no confía en sus intenciones, aunque accede a visitar al acusado, con la verdadera intención de averiguar más sobre quiénes son estos hombres y la red de crimen que se esconde tras de ellos. En esta parte es que tengo algunos problemas con el episodio. No soy un experto en Daredevil, pero si no me equivoco la filosofía de Nelson and Murdock siempre ha sido no representar a los clientes que no son inocentes. Foggy es el más flexible ante esta política, pues desea algo del éxito y la fama que poseen otras firmas. Y sin embargo, es el primero en notar que John Healy no sólo es culpable, sino que frecuentemente abusa del sistema legal y espera que sus abogados colaboren en ello. Nelson rechaza la solicitud de su cliente de ser representado, hasta que Matt decide que tomarán de todas maneras el caso. Parcialmente entiendo lo que Murdock quiere hacer: sacar toda la información que pueda de su cliente para poder destruir la red de crimen organizado a la que pertenece. También entiendo que decidió hacer su trabajo como abogado y liberarlo para luego castigarlo como el enmascarado, sobre todo porque sabía que el sistema judicial lo iba a dejar en libertad de todas maneras, ya que está comprado por los delincuentes. Lo que no entiendo es por qué Matt decidió aceptar el soborno. Sí, hay muchas maneras de justificarlo: usarán el dinero para hacer el bien, su práctica lo necesita porque no tienen ni para un letrero, deben pagarle a su secretaria, etc. El problema es que, cuando empezamos a justificar las acciones cuestionables, nos acercamos a un camino peligroso. Toda acción, no importa qué tan malévola sea, puede ser justificada de una u otra manera. Quizás sea un tanto idealista de mi parte, ya que el hecho de que acepten dicho soborno va más en tono con esta serie que presenta tonalidades de gris en lo moral, pero no estoy totalmente convencido de que Murdock hizo lo correcto. Creo que hubiese sido más verdadero a la naturaleza del personaje rechazar el dinero.

     Lo mejor del episodio es la introducción de Ben Urich (protagonizado por Vondie Curtis-Hall), y lo que vamos conociendo sobre su día a día. Urich es un reportero de la vieja escuela que se ve atrapado en un periódico que ya no respeta las buenas noticias, favoreciendo los artículos que venden por sobre aquellos que dicen la verdad. Su esposa está internada en el hospital, y por lo tanto debe continuar trabajando para pagar la cuenta. Una oportunidad de escribir una buena historia se le presenta cuando Karen Page toca a su puerta determinada a exponer la verdad sobre Union Allied Constructions. Deborah Ann Woll fue poco utilizada en este episodio, lo cual en verdad es una lástima; cada vez que Woll está en escena, me encuentro tomando notas. Rápidamente se ha convertido en la actriz más fascinante de la serie.

     El clímax del episodio es cuando Matt enfrenta a John Healy como el enmascarado. Es la única secuencia memorable de acción con la que cuenta esta entrada, pero queda algo arruinada por como termina. Lo primero que quiero mencionar es que, se está tornando un poco ridículo que casi todos los criminales en este universo son expertos en artes marciales. Siempre que Daredevil lucha con alguno, no importa qué tan bajo se encuentre en los rangos criminalísticos, se trata de un dotado luchador. De nuevo, esta secuencia está bien realizada y es interesante, incluyendo ciertos momentos electrizantes de acción y que se balancean bien con el diálogo que resulta entre ambos personajes luego de que termina el enfrentamiento. El hecho de que Daredevil ha sido llevado hasta los extremos, llegando incluso a torturar a Healy para extraerle información, es tenebroso y fascinante. Tambien que Healy decida suicidarse al dar el nombre de Fisk (pues sabe que está condenado y matarse es la única manera de salvar al resto de sus seres queridos), es espeluznante y una buena forma de mitificar el aura que crea el programa alrededor del personaje de Wilson Fisk. Pero… ¿por qué tenía el guión que requerir de una muerte tan exagerada para Healy? Fue sumamente chistosa y no creo que esto haya sido intencional. No sólo fue poco probable, sino un poco anticlimática también.

     Algo que me gustó mucho fue la escena final, en la que vemos a Fisk por primera vez, calladamente apreciando una obra de arte en lo que la serie nos hace considerar múltiples posibilidades narrativas que están por venir. En resumen, este episodio fue dedicado a establecer cosas: personajes, posibles tramas y enredos, situaciones que nos podrían interesar. Quizás porque hay poca resolución, el capítulo me resulta menos interesante de lo que pudo ser. A pesar de ello es al menos entretenido, y tiene suficientes momentos buenos para que no pueda considerarlo una pérdida de tiempo.

Puntuación: 3/5
star_1_48star_1_48star_1_48star_3_48star_3_48

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).