Cuento corto: Por un puñado de perpetuidad

Cuando salí del auto, el vampiro todavía amenazaba con morder a la niña o lanzarla desde el cuarto piso del hospital Saint Barrens. Otro maniático más en Hereafter Central. Mi compañero, el autómata veintisiete, analizaba la situación con frigidez; aquellos engranajes que constituían la locomoción de su cerebro aumentaron dramáticamente la infinita rotación: giros acelerados para procesar con mayor celeridad cualquier situación por encima de límites humanos. En menos de un minuto me propuso cuatro formas diferentes de salvar al rehén, neutralizando al captor. Opté por un escenario donde pudiera rescatar a ambos. Soy un insensato.
     —Viktor, sé lo que quieres —dije a través del megáfono—. Ella no tiene nada que ver en esto, déjala ir.
     —No vas a meterte en mi cabeza, Crossfield; la dejaré caer, como mis sueños y esperanzas de ser normal cuando recibí mí mordida —dijo mostrándome la repugnante herida en su mano derecha—. El hospital no quiere darme una gota más por encima de la ración, pero la necesito, ¿comprendes? No, no; tú no puedes entender. Beber directamente de la fuente eterna. La noches, ¡esas gélidas figuras me arrastran al tártaro! No quiero morir y ser encadenado; la mataré si tengo que hacerlo, poco me importa.

     Deslicé la mano con cautela en el bolsillo de la gabardina, empuñando la Magnum .357. Tenía menos de cinco segundos para disparar el proyectil solar.

     Fallé. El destello fue suficiente para que se le escurriera de entre sus brazos; precipitándose produjo un sonido espantoso, alarido infame que se detuvo con el encuentro del pavimento. Mis dedos luchaban por palpar la cerilla para encender el cigarro; el crujido mecánico de mi colega tocaba la triste melodía de nuestra carrera en la fuerza. Un hombre muy viejo para afligirse, y un androide incapaz de comprender.

     La niña se levantó y miró a su padre. No hay alimento para los inmortales.

Fin

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).