Elite: Dangerous y el mundo de la simulación espacial (Parte 2)

Existe una dinámica triangular entre comerciante, pirata y cazador de recompenzas. El jugador que se dedica al comercio busca vender bienes de una estación a otra y encontrar una ruta con la cual pueda maximizar sus ganancias; pero las rutas más rentables pueden resultar… peligrosas. Los jugadores piratas están al asecho, deseando robar el preciado cargamento de los mercaderes. Los caza recompenzas, por otro lado, quieren atrapar a estos piratas y criminales buscados para poder cobrar la recompenza.

Los diferentes roles en Elite: Dangerous

     La simulación espacial no está completa sin permitirte asumir diferentes trabajos que permitan al jugador adetranse al mundo de dicha simulación. Elite ofrece la posibilidad de permitirle al usuario ser lo que sea que se le ocurra bajo el mantra que han adoptado los desarrolladores que propone Juega de la manera que quieras. Por lo tanto, muchos de las ocupaciones son añadidas por la comunidad, aunque el juego cuenta con mecánicas de clase definidas; para brevedad me referiré solamente a los roles para los que el juego tenga mecánicas definidas, en lugar de incluir también aquellas que han sido construidas por los jugadores, tales como las carreras, la arqueología o la investigación científica. Los caminos disponibles son comerciante, pirata, cazador de recompenzas, explorador, minero y contrabandista.

     Existe una dinámica triangular entre comerciante, pirata y cazador de recompenzas. El jugador que se dedica al comercio busca vender bienes de una estación a otra y encontrar una ruta con la cual pueda maximizar sus ganancias; pero las rutas más rentables pueden resultar… peligrosas. Los jugadores piratas están al asecho, deseando robar el preciado cargamento de los mercaderes. Los caza recompenzas, por otro lado, quieren atrapar a estos piratas y criminales buscados para poder cobrar la recompenza. El contrabandista es la contraparte criminal del comerciante, realizando la misma tarea, pero con bienes que son ilegales, beneficiándose de un mayor pago por transportar mercancía prohibida y, por lo tanto, mucho más valiosa por el riesgo que conlleva transportarla. Los mineros utilizan sus naves espaciales como gigantescos centros de producción y extracción de metales preciosos y minerales; su rol es ir a los cinturones de asteroides y minar hasta dejarlos secos. Pero los piratas conocen muy bien cada roca en muchos de estos lugares, y resultan perfectos para esconderse y esperar una presa. De hecho, las autoridades locales patrullan muchos de estos sitios gracias a la extensa actividad criminal que sucede en ellos, y resultan ser zonas de conflicto a menudo.

     Por último, el explorador, ese soñador que hace posible descubrir mundos nuevos y alcanzar nuevas fronteras. Su rol es conseguir una nave, prepararla para un viaje de espacio profundo, y lanzarse a una misión de exploración que puede durar tanto como el jugador lo desee. Las expediciones pueden durar tanto una tarde, como meses. Durante su viaje, el explorador deberá recolectar combustible desde la superficie de estrellas que permitan reabastecer a la nave de combustibles (conocidas por sus siglas como KGB-FOAM, para recordarlas con mayor facilidad). Al entrar a un sistema solar, su navío estará equipado con un escaner que le permitirá detectar todos los cuerpos celestes en la zona. Luego, deberá viajar hasta ellos para realizar un sondeo, y generar la data cartográfica necesaria para vender y obtener créditos a cambio luego de regresar al espacio habitado. Si es el primero en recolectar esta información, su nombre será mostrado como el primero en descubrir lo que sea que haya registrado, y obtendrá un bono en el pago a recibir por su descubrimiento.

Elite ofrece un vasto arsenal de armas a la disponibilidad de los jugadores, lo que otorga gran libertad en su selección y asegura que cada enfrentamiento sea diferente. En esencia, el juego contiene armamento de diferentes tipos, entre ellos: térmico, cinético, explosivo, defensivo, y láseres de mineros. Un jugador puede armarse de misiles, torpedos y municiones, tanto como de disruptores de partículas y rayos láser.

Conflictos bélicos: el combate y su jugabilidad 

     Una vez que dos jugadores se encuentran en un duelo, deberán luchar hasta que uno de los dos ceda, decida escapar o sea destruido. El combate en Elite: Dangerous es quizás para muchos su aspecto más atractivo; el objetivo es desconectar los escudos protectores del contrincante, y llevar la resistencia de su casco a cero. Para lograrlo, debe combinar correctamente oportunidad, pericia, su habilidad de pilotear la nave, y su conocimiento del campo de batalla. Un aspecto único que también es crucial en el combate, es el manejo de la distribución de energía; cada nave cuenta con tres circuitos principales: sistemas, motores y armamentos. Cada uno de estos condensadores permiten hasta cuatro rayas de energía, y el jugador cuenta en todo momento con un total de seis a distribuir entre los que desee. En una situación en la que, por ejemplo, precise de más velocidad, deberá entonces colocar los puntos que considere sensatos para lograr mayor aceleración. O si acaso, se ve cerca de destruir a su enemigo, aumentar la energía disponible de su armemento le permitiría acabar con éste mucho más rápido.Todo se trata de estrategia y reflejos.

     Sin embargo, existen diferentes estilos de juego dentro del combate, ya que las naves vienen en muchos tamaños y con diferentes pesos. Por ejemplo, es posible activar el modo silencioso, en el que una nave desconecta sus escudos, pero se convierte inmune a las armas que persiguen el rasto de calor que emiten generalmente las naves. Otros jugadores prefieren reforzar sus naves con placas que las transforman en titanes casi indestructibles, y colisionar con otras en una embestida fatal para sus oponentes. Por supuesto, Elite ofrece un vasto arsenal de armas a la disponibilidad de los jugadores, lo que otorga gran libertad en su selección y asegura que cada enfrentamiento sea diferente. En esencia, el juego contiene armamento de diferentes tipos, entre ellos: térmico, cinético, explosivo, defensivo, y láseres de mineros. Un jugador puede armarse de misiles, torpedos y municiones, tanto como de disruptores de partículas y rayos láser.

     Pero las cosas son mucho más complejas. Existen componentes que permiten balancear un combate a favor de un jugador u otro, dependiendo del equipo adicional que lleve a la batalla. Cosas como baterías externas para recargar los escudos, o aparatos que preveen que la nave sea tomada como blanco. Por supuesto el calor de la nave es un factor importante a tener en cuenta; si sobrepasa los 79°C la nave empezara a recibir daño, y para mitirgarlos se debe purgar el calor mediante los ventiladores de la nave; esto se logra con un módulo llamado disipador de calor. Todos estos sistemas bajo el mando de un piloto efectivo, contribuyen a la victoria en el combate de Elite: Dangerous.

Un piloto experimentado en Elite tiene su cabeza fuera de los nichos, y lo más probable es que experimente constantemente qué naves volar, y de qué manera. La versatilidad que ofrece es excelente, y resulta un reto tener que encontrar la mejor configuración para una tarea particular con cualquier nave.

Las naves de Elite

     Existen actualmente treinta y cuatro naves disponibles para el jugador, a precios distintos según su función y tamaño. Las más famosas son llamadas las tres grandes: AnacondaFederal Corvette y el Imperial Cutter. Se le da este sobrenombre por ser las más grandes y costosas de las naves, a la que muchos de los jugadores aspiran a llegar. Pero cabe destacar que no hay nada que ninguna de estas naves pueda hacer que otras más pequeñas no puedan; actualizarse a una nave más grande en Elite se trata de escala, no de función. De hecho, para una gran parte de la comunidad, las naves pequeñas son preferibles por su velocidad y celeridad al girar. Las naves medianas son bastante efectivas en combate, siendo el Fer-de-Lance o Python opciones óptimas para el combate de primera categoría contra otros jugadores.

     Elite: Dangerous tiene una selección impresionante, y algunos diseños son espectaculares. La nave tipo fragata de comercio llamada Type-9, por ejemplo, es toda una belleza a la vista de cualquier fanático de ciencia ficción. Cabe destacar que aunque algunos diseños aspiran a algún tipo de rol, como minería y comercio, esto no significa que no sean útilos en otro tipo de escenarios; todo depende del equipamento que el jugador decida incorporar en ellos. Un piloto experimentado en Elite tiene su cabeza fuera de los nichos, y lo más probable es que experimente constantemente qué naves volar, y de qué manera. La versatilidad que ofrece es excelente, y resulta un reto tener que encontrar la mejor configuración para una tarea particular con cualquier nave. La comunidad se ha dedicado a teorizar y compartir qué configuración va mejor, pero al final todo esta en las manos del piloto, ya que la más mínima tarea dependerá de que pueda adaptar su estilo a su nave.

En la última parte de esta reseña analizaré la primera expansión del juego, Horizons. También hablaré del futuro del juego.

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).