Cuento corto: Cuando los planetas sangran

Necesité más de treinta mil años para llegar a la arteria principal del mundo viviente. Los astroseres son la forma inteligente de vida más antigua. Algunos llegan hasta un billón de años de edad. En el pasado, centenares rondaban en cada galaxia del supercúmulo de Virgo. Hoy existen menos de cincuenta por todo el universo.

     Comencé el ascenso por la piel carnosa incrustando mis garras con ambición, retorciéndola con violencia; me costó un padre, una esposa y un hermano llegar hasta aquí. Podía sentir el elixir de la juventud ascender simultáneamente conmigo por los canales venosos que vibran a su flujo. Ya casi. Era imposible no reír frenéticamente ante la situación. Exiliado de Nova Inferno por el Gran Maese Vǎrkolak, fui sentenciado a una vida sin alimentación. Sin embargo, estaba a pocos pasos de saciar la sed para siempre. Cosechamos a todos los seres vivientes en el Grupo Local, transformándolos en poderosos ejércitos de siervos. La tiranía del vampiro se extendió como una plaga, ennegreciendo cada civilización.

     Ya puedo ver la arteria. Es hermosa, gigantesca, entrañablemente orgánica. El linaje de la casa Varlokung terminaba conmigo. Recordé al último humano vivo en cautiverio. No había horror en sus ojos, sólo aceptación. Resignación. Nunca hablaba, excepto aquella vez: «¿Has sentido el frío de la noche?», fue la pregunta que me hizo de repente. No. Jamás he vuelto a sentir desde que me convertí, eones atrás. ¿Por qué pensar en eso ahora?

     Al fin enterré los colmillos, dando inicio al festín. Bajo mis pies se marchitaba el titán, lamentándose en una lengua que no fue hecha para ningún oído. Las sacudidas eran violentas, pero la resistencia era inútil. Estando más tenue que nunca, el ansía por la sangre finalmente cesó. Intenté levitar, consiguiendo únicamente rodar por el suelo. Me vi tomando bocanadas grandes de oxígeno en la rarificada atmósfera. Mi piel empezó a adquirir color, y un temblor invadió mi cuerpo. Tenía frío.

Fin

Peter Domínguez es un escritor de ciencia ficción y fantasía oscura radicado en la República Dominicana. Publica regularmente en la revista bimensual miNatura, y ha sido colaborador por varios años en el Blogzine Zothique The Last Continent. Actualmente estudia Licenciatura en Letras en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).